Uso del Fuego

El uso del fuego en labores agrícolas, forestales y ganaderas

El uso del fuego en la actualidad es una actividad muy arraigada principalmente en las actividades agrícolas, con un 87%, y en menor medida en actividades forestales y ello esta regulado desde el año 1980, mediante el Decreto Supremo Nº 276/1980, del Ministerio de Agricultura, bajo el concepto de “Quema Controlada: acción de usar el fuego para eliminar vegetación en forma dirigida, circunscrita o limitada a un área previamente determinada, conforme a normas técnicas preestablecidas, con el fin de mantener el fuego bajo control”. Estableciéndose para ello una serie de restricciones y procedimientos legales para acceder a su uso. Sólo está permitido para: A. Quemas de rastrojos; B. Quema de ramas y material leñoso en terrenos aptos para cultivos; C. Requemas para siembras inmediatas; D. Quema de zarzamora u otra vegetación cuando se trata de construir o limpiar vías de comunicación, canales o cercos divisorios; E. Quema de especies vegetales consideradas perjudiciales y/o F. Quemas en terrenos de aptitud preferentemente forestal y con el fin de habilitarlos para cultivos silvopagropecuarios o con fines de manejo silvícola, siempre y cuando no se infrinja el Decreto Ley Nº 701, el artículo 5º de la Ley de Bosques y demás disposiciones sobre protección pertinentes. Además se establecen un Calendario de Quemas Controladas, por comunas, fechas y periodos, determinado anualmente por CONAF.

Complementario a ello, la política de CONAF en los últimos años, ha sido el restringir el uso del fuego y propiciar su reemplazo por otras modalidades de manejo de los residuos tanto agrícolas como forestales, incorporando el concepto de Quemas Prescritas, las que en esencia son aquellas quemas donde se toma en consideración no sólo aspectos como mantener el fuego bajo control, sino también aspectos de impacto ambiental, positivos y/o negativos, en el suelo, aire, agua y en el ambiente en general.

“En muchas oportunidades es preferible quemar en forma prescrita y tomando todas las consideraciones necesarias, que estar expuesto que esta misma área se queme en forma incontrolada producto de un incendio forestal y afecte seriamente a la población y los recursos forestales”.

Generalidades sobre alternativas de reciclaje y/o reutilización de residuos agrícolas y forestales que evitan su quema.

La producción agrícola y forestal, que nos entrega verduras, frutas, madera, papel, también genera una serie de desechos considerados molestos. Es común ver en nuestros campos que estos desechos son quemados sin buscar alternativas de uso de estos. Para esto buscar un cambio cultural y de visión de estos mal llamados desechos. Eliminar la idea de inservible y sustituirla por la de residuo o materia prima útil para otros procesos productivos, ello es una actitud base para sustituir el uso del fuego.

Los residuos vegetales son una importante reserva de minerales y de materia orgánica que desde el punto de vista ambiental, deberían reincorporarse al ciclo natural sin dañar el ambiente. ¿Cómo pueden ser utilizados en vez de desperdiciarlos quemándolos?.

Para ello existen, de acuerdo a las características de los residuos y el terreno en sí mismo una serie de alternativas para usar los residuos agrícolas y forestales: Compostaje doméstico; Aprovechamiento semi-industrial de los residuos; Obtención de alimento para rumiantes; Carbón activado; Generación de energía a través de biomasa forestal; Bioetanol; Desmenuzamiento para dejarlo en el terreno como protector del suelo, entre otras alternativas.